Mi hermanastra y yo follamos juntos a escondidas

Hace algún tiempo que lo llevamos haciendo y nuestros padres ni siquiera lo han llegado ni a sospechar. Todo lo contrario, se creen que nos llevamos extremadamente bien y la verdad es que no saben cuanto. Todo comenzó un día que estaba cachondo y me apetecía hacerme una paja cuando creía que no había nadie en casa. Cuando mas enfrascado estaba tocando mi asunto frenéticamente, de repente apareció la hija de mi madrastra medio escondida detrás de la puerta observando atentamente lo que estaba haciendo. Cuando me di cuenta, ni siquiera me molesté en esconderme. Seguí haciéndolo como si no hubiera visto nada y me di cuenta de que ella ni se escandalizaba, ni se marchaba de allí. Todo lo contrario, ella también se tocaba y cuando de repente le pregunté que qué estaba haciendo allí de pie mirando empezó a reírse y a acercarse a mi con una sonrisa en la cara preguntando si me podía ayudar a pasarlo bien. Fue toda una auténtica sorpresa, por que descubrí que mi hermanastra hacía unas mamadas de infarto y que además le gustaba hacerlo conmigo, siguiendo el juego de hacerlo a escondidas de nuestros padrastros. Teníais que ver como me corrí en su boca y lo mucho que le encantó tragarse todo mi semen. Esa fue la primera vez que tuvimos un contacto sexual en secreto. Al cabo del tiempo, me sentía en deuda con ella por el pedazo de mamada que me había hecho y decidí que tenía que esperar a quedarnos solos para irrumpir en su habitación y devolverle el favor de hacer que se corriera tan salvajemente como hizo conmigo a base de masturbarla y pegarle una gran comida de coño. La tercera vez fue la mejor, por que decidimos ir directamente al grano y dejarnos de hacernos pajas mutuas para pegar la follada del siglo.

PELICULAS PORNO RELACIONADAS:

Web solo para personas mayores de edad. Todos los actores y actrices eran mayores de edad a la hora de producirse las películas.
Política privacidad y LSSI | Política de Cookies | 18 U.S.C. § 2257 Statement