Confesión de una ninfómana de 23 años

Jovencitas

Creo que estaréis de acuerdo conmigo en que una de las cosas que mas puede llegar a impresionar a un hombre que supera los cincuenta años es que encontrándose a solas con ella, en un lugar adecuado, una jovencita de veintitrés años le confiese ser una ninfómana empedernida capaz de llegar a pagar dinero incluso con tal de que un hombre le proporcione placer sexual a todas horas y sin descanso. Solo de pensar en el morbo que produce esta situación ya es como para hacerse unas cuatro o cinco pajas seguidas. Resulta que este hombre que es su profesor particular a domicilio, descubre que esta jovencita esconde una lectura porno con el que está todo el día masturbándose a todas horas y nada mas descubrirlo, comienza a pasar las hojas del libro delante de ella preguntándole el motivo por el que presta mas atención a este tipo de lecturas que los libros de las asignaturas que estudia. Ella, un tanto avergonzada y ruborizada por haber sido pillada en lo que hace realmente cuando está a solas, no para de balbucear mirando hacia el libro y temerosa de las consecuencias que puedan surgir por descubrir su gran secreto. En cierto momento de conversación, ella no puede mas y se levanta de repente para abrazarse a su viejo y sorprendido profesor de matemáticas, al cual le da un beso con lengua agarrada fuertemente a él que el hombre no sabe ni como reaccionar.

PELICULAS PORNO RELACIONADAS:

Web solo para personas mayores de edad. Todos los actores y actrices eran mayores de edad a la hora de producirse las películas.
Política privacidad y LSSI | Política de Cookies | 18 U.S.C. § 2257 Statement